Home/Tienda/Aguas Florales
  • El agua floral de Hierbabuena es de color transparente-ligeramente amarillo. Su aroma es muy fácil de reconocer porque es típico a menta, fresco, con una nota final a madera. El sabor es agradable y resulta fácil de tomar. Resulta muy efeicaz en pieles congestionadas, en procesos alérgicos, en el tratamiento de picaduras y el acné. En colutorios es ideal para tratar la placa bacteriana.  
  • El agua floral de Lavanda es de color transparente-ligeramente amarillo. Su aroma, al principio es herbáceo algo avinagrado y, al final torna floral, claramente a lavanda. El sabor es amargo, ligeramente ácido y aunque no es perjudicial resulta más agradable ingerirlo en pequeña cantidad o mezclado con infusiones, agua, zumos…Ayuda a regenerar la piel dañada, seca y madura.  
  • El agua floral de Manzanilla es de color transparente-ligeramente amarillo. Su aroma es dulce, cálido y recuerda claramente la madera. El sabor es seco, menos amargo que el hidrolato de lavanda. Hidratante, calma la piel irritada y ayuda a mantener el cabello sano y vigoroso.  
  • El agua floral de Romero es de color transparente-ligeramente amarillo. Cuando lo hueles, la primera sensación es casi floral, seguida por un aroma a romero no alcanforado, suave, sorprende. El sabor es más floral de lo que uno espera, con un gusto a romero último suave que no deja indicios de aspereza. En uso oral y tópico es un antioxidante potente. Mejora la salud del cabello y evita la pérdida. Es tónico circulatorio.  
  • AGUA FLORAL DE ROSAS

    Desde: 11,80
    El agua floral de Rosa es de color transparente-ligeramente amarillo. Su aroma es claramente floral, a rosas, dulce y con ligeros toques azufrados. El sabor de este hidrolato diluido es delicado, etéreo y muy rico. Ideal como tónico facial ya que ayuda a mantener pH natural de la piel. Indicado para todo tipo de pieles, especialmente en pieles delicadas, maduras y acnéicas.
  • El agua floral de Salvia es de color transparente-ligeramente amarillo. Su aroma es claramente herbáceo con ligeros toques a madera, fácil de reconocer por su olor a salvia. El sabor, sin diluir, es extremadamente potente, áspero. Sin embargo, diluido es delicioso. Es un antioxidante excelente y, por eso, es buena idea usarlo como tónico facial para evitar la aparición de arrugas. También se recomienda después de tomar el sol. Y en lociones capilares.